A propósito de la Contingencia Ambiental… (una nota desde el punto de vista de la Ecología Emocional).

EE blog contingencia 01

¿Qué significa la contingencia ambiental a nivel emocional?

A propósito de éstos días de contingencia ambiental queremos hacer una reflexión desde la visión de la Ecología Emocional de en qué medida, esto tiene un paralelismo- y raíz- con nuestras vidas emocionales.

La contingencia ambiental es cuando la contaminación llega a tal punto donde la vida no puede seguir de manera normal. Es entonces necesario tomar medidas drásticas para conservar nuestro equilibrio más básico.

Del mismo modo funciona la contaminación a nivel emocional. ¿Cuánto tiempo podríamos sobrevivir en un ambiente que sea tóxico, ya sea una relación no constructiva, o un trabajo que va contra nuestros principios y naturaleza? ¿O bien, sostener alguna amistad o empresa que menoscaba nuestro bienestar más allá del “beneficio” inmediato y/o económico? Y, sin embargo, como habitantes de una megalópolis: seguimos ahí por una profunda creencia de que no existe algo mejor para nosotros en otro lugar, o porque es lo que ya conocemos (costumbre, tradición o paradigma).

El mundo no es como es, es como somos.

Cuando ocurre la contingencia ambiental podemos adoptar una actitud de víctima ante las medidas que hay que tomar para cumplir con la contingencia.

Justo como cuando una persona se queja del tráfico dentro de su coche sin despertar a la idea de que ella misma (multiplicada por miles) es el tráfico.

Sin embargo: lo que pretende la Ecología Emocional es hacernos conscientes y responsables, en éste caso, de cómo nosotros mismos somos el motivo de la contaminación.

Aunque todo esto depende de algo más profundo a nivel individual: nuestra programación para manejar nuestros sentimientos. Para esto se requieren dos pasos: conocer lo que sentimos y dos: decidir hacer algo con ello que aporte a la solución del problema.

Así, preguntémonos: ¿cuántas veces en nuestras relaciones interpersonales (de pareja, amistad, laboral, comercial, etc.) nosotros mismos somos los que generamos parte de la contaminación emocional? ¿Cuántas veces tenemos relaciones viciadas por aspectos que no logramos identificar y resolver? Y, aún con ello: 1.- seguimos en ese lugar/relación/circunstancia y 2.- seguimos infelices, sin avanzar- como los coches en el periférico en hora pico.

¿Cuántas veces somos nosotros los que contaminamos, literal o emocionalmente, nuestro mundo- físico o emocional?

Para muchos establecer que el nivel de contaminación de las grandes ciudades del mundo se debe al tipo de educación emocional de sus habitantes puede significar dos cabos difíciles de atar. Cabe aclarar que la gestión emocional desarrollada por la Ecología Emocional es algo sumamente nuevo para el tipo de modelo económico, o modo de producción, que hemos desarrollado como sociedad en los siglos recientes. Sin embargo es, con todo ello, urgente y necesaria.

Desde el profundo estudio de la Ecología Emocional podemos asegurar que lo que vemos en el exterior- como en éste caso la contingencia ambiental- es un síntoma a una macroescala de la suma infinita de los patrones de gestión- o de nula gestión incluso- emocional, de todos los seres que componemos éste Ecosistema (antes D.F. ahora CDMX).

El descuido que tenemos con el ambiente es la proyección del descuido que una gran mayoría de habitantes puede tener sobre su propia gestión emocional.

En el libro “Ecología Emocional para el Nuevo Milenio” Mercè Conangla y Jaume Soler- creadores, precisamente, de la Ecología Emocional- abordan a profundidad todo lo que implica despertar a una forma más sustentable de existir a nivel emocional. Éste despertar, urgente, busca reflejarse eventualmente en políticas- locales y globales- para sostener nuestra existencia dentro del ecosistema que habitamos.

¿Qué tan consciente estás de la contaminación emocional que puedes generar?

¿Eliges ser parte de la solución o parte del problema? 

 

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*